Mensajes detrás de los ‘brazos cruzados’ (primera parte)

Es común escuchar cada vez que nos cruzamos de brazos la frase: “No te cruces de brazos pues te estás cerrando o estás bloqueando a los demás”, generalmente para decirnos que se envía un mensaje negativo o que de alguna u otra forma estamos haciendo algo malo. En realidad no lo es.

belt-biceps-jeans-2887-525x350

El acto de cruzar los brazos puede tener diversos significados y el lenguaje corporal ha estado rodeado de mitos y creencias justificadas o no y que muchas veces sólo son resultado del sentido común. Aquí listaremos algunas de los principales significados:

El autoabrazo

Cuando hacemos consciente los momentos en que nos cruzamos de brazos, ya sea en público o en privado, el significado más sencillo de este gesto es simple, darnos un abrazo a nosotros mismos, buscando comodidad o confort.

Es probable que realicemos esto en una conferencia, o mientras se está esperando a alguien o que empiece un evento. En ese momento no te interesa alejar a nadie, lo que realmente se busca es comodidad, intenta preguntar a alguien si está cómodo cuando lo veas cruzado de brazos en una situación similar.

Identificar el cruzado de brazos como un autoabrazo es fácil, se ve cómo la persona busca ponerse cómoda en el asiento y mantiene esa postura a lo largo de dos o tres minutos con pocos movimientos antes de cambiar de postura.

Reducir el estrés

Cuando una persona está estresada, cruzarse de brazos es una excelente forma de que uno mismo se de unas palmadas reconfortantes, es similar al autoabrazo. Este gesto es hecho inconsciente y trata de simular que otra persona nos está brindando su apoyo.

Tiene un efecto tranquilizador y calma a la persona, otro efecto similar se produce al frotar las manos aunque es más intenso y duradero. No tiene nada que ver con bloqueos o comodidad, sino con ansiedad.

La diferencia con el autoabrazo es que para reducir el estrés el movimiento dura poco segundos.

Simplemente… hace frío

A veces, la explicación más sencilla es la correcta; podemos hacernos un crucigrama mental pensando que la persona está incómoda, o no está de acuerdo, no escucha o tiene una actitud hostil… y en realidad, sólo es la temperatura del ambiente lo que lo hace tomar cierta postura.

Para distinguirlo, es fácil identificarlo a la altura de los hombros, ya que se mantienen tensos y encogidos, como una manera de generar calor.

Cruzarse de brazos para ocultar la inseguridad

Las personas que se sienten inseguras y necesitan protegerse, se cruzarán de brazos para no verse tan expuestas o adoptar una actitud a la defensiva.

En el debate de Kennedy y Nixon por la presidencia de Estados Unidos, éste último siempre cruzó los brazos pues se sentía inseguro ante la personalidad de Kennedy a pesar de que era ya vicepresidente de EEUU.

blogjk

A diferencia del frío, los hombros no se alzan, sino que se orientan hacia adelante, y por mecánica natural del cuerpo tiendes a encorvarte un poco.

Miedo extremo

Más allá de la ansiedad y la inseguridad, cruzarse de brazos puede significar sentir un miedo extremo; una gran preocupación hará que instantáneamente crucemos los brazos sobre el pecho para proteger nuestros órganos internos (nuestra mayor preocupación desde que caminamos erguidos hace millones de años).

El significado de cruzarse de brazos bajo el miedo extremo viene acompañado de constantes gestos manipuladores tales como tocarse la cara y el cuello, al tiempo de contracciones musculares del rostro (apretar los labios, por ejemplo, así como las microexpresiones de miedo.

Nuestras apreciaciones muchas veces son emotivas, por lo que un gesto adquirirá un matiz dependiendo la afinidad que tengamos con la otra persona. Puede ser que estemos hablando con un extraño y un conocido a la vez, ambos con los brazos cruzados, y del desconocido pensemos “No cree nada de lo que digo”, mientras que la sensación que nos da nuestro amigo es “Está cómodo escuchando, está de acuerdo”, aunque no sea del todo cierto.

La próxima vez que crucemos los brazos o estemos hablando con alguien que toma esa postura, intentemos analizar el entorno para conocer un poco más sobre lo que nos quiere comunicar.

Nos leemos la próxima vez…

>>>Da clic aquí para leer la Segunda Parte

Erika García Aller

Graduada de Comunicación por la Universidad Iberoamericana con especialidad en Mercadotecnia. Con casi veinte años de experiencia profesional en los sectores de Tecnologías de Información, Construcción, Bienes Raíces y Financieras. Desde hace más de 5 años se ha enfocado en áreas Administrativas y de Recursos Humanos especializándose en reclutamiento y selección de personal. Cuenta con un diplomado en Grafología y Pruebas Psicométricas.

Contacto

Twitter: www.twitter.com/ASA_mx

www.twitter.com/egaller

Web: www.actualsolutions.com.mx

Facebook: www.facebook.com/ActualSolutionsMexico

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *