Una buena imagen corporativa atrae mejores candidatos

.

Crear una buena imagen corporativa tanto interna como externamente, no sólo depende del área de Relaciones Públicas; ésta empieza dentro de la empresa y estriba en muchos factores, como por ejemplo:

  • Tener una cultura organizacional y bien definido el rol a desempeñar de cada uno de sus trabajadores, hará que los empleados tengan más confianza en la empresa.
  • Promover una responsabilidad social corporativa, la cual crea y  fomenta una comunidad empresarial  en sus empleados, y da sentido de pertenecía y liderazgo. Está comprobado que, sentirse identificado con la empresa, ayuda al empleado a ejercer mejor sus funciones dentro de la misma.
  • Promover metas medibles y alcanzables, alentarán a los empleados a esforzarse  continuamente por conseguirlas.
  • Una buena coordinación y control dentro de las áreas gerenciales, favorecerá a una producción más ordenada y que sus empleados tengan relaciones más cercanas, creando un ambiente de confort.
  • Identificar aquellos empleados que además de realizar sus actividades, pueden tener una relación armónica con sus compañeros y una actitud de superación constante, impulsando a alcanzar objetivos en común.

Debido a que una buena imagen corporativa depende mucho de sus trabajadores, es importante destinar un tiempo para analizar bien a los candidatos que vayan a ser contratados; el área de reclutamiento deberá poner atención no sólo en las habilidades físicas sino en las psicológicas de los candidatos. Recuerde que una buena imagen comienza en el interior de la empresa, que el primer nivel de publicidad será hecho por los propios empleados y de lo que hablen fuera de ella.

Alimentar una buena imagen corporativa produce rentabilidad y ganancias, entre más personas conozcan la empresa y tengan buenas referencias de ella, será más sencillo atraer mejores candidatos que estén interesados en formar parte de la empresa.