No te excedas en los detalles. Consejos para mantener el balance.

Prestar atención a cada detalle es un hábito que resulta común en muchas personas. Incluso muchos jefes lo consideran un aporte valioso en las empresas, ya que con el tiempo los estándares de calidad se elevan y un trabajo más detallado termina siendo el mejor valorado. El querer llegar a realizar un trabajo perfecto conlleva a cometer algunos errores. Si eres demasiado perfeccionista debes prestar atención a estos consejos:

Acepta las críticas

Cuando una persona es perfeccionista, generalmente no reacciona de manera positiva a los comentarios o críticas que tengan sus colegas. Esto es un gran error, siempre se debe de tomar cada crítica como una ayuda para mejorar o simplemente como un reto para hacerlo mejor la próxima vez.

Aprende la lección

Si has estado en situaciones como la anterior, lo único que debes hacer es aprender de los errores que has cometido e intenta mejorar para el próximo proyecto. Esto aplica también para las personas que buscan trabajo. Si no te has desempeñado bien en alguna entrevista, lo primero que debes hacer es analizar los puntos donde creas que fallaste e intenta no volver a cometerlos la próxima vez.

Distribuye el tiempo

Si has notado que el revisar cada mínimo detalle de algún trabajo que realizas te consume demasiado tiempo, es momento de establecerte una hora límite para terminar cada tarea y procura cumplirla. Si no logras terminar algo por querer entregar el reporte perfecto, pide ayuda, trabaja en grupo.

Si estás en busca de trabajo y has revisado demasiadas veces tu Currículo, es el momento para pedir ayuda a algún amigo y así éste te ayudará a ver los errores que tengas. La clave para dejar de ser demasiado perfeccionista está en que recuerdes que nadie es perfecto y que cualquiera puede cometer errores. Lo que realmente importa es la actitud con la que lo logras encarar.

EmpleoListo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *